No se puede realizar un nuevo pedido desde su país. United States

Monte Nevado desde las dehesas

En: El Cerdo, Razas del Cerdo

| Comentario 0 | Click 1215

Finca en Córdoba - Montanera 2017/2018

Finca de Córdoba - Montanera Monte Nevado 2017/2018

Una vez más, visitamos cada una de las fincas donde los cerdos ibéricos de Monte Nevado pasarán los meses de montanera de 2017-2018, con el fin de valorar esta campaña.

Primera parada, Córdoba. Visitamos algunas fincas entre los términos de Villanueva de Córdoba y Cardeña, en pleno Valle de los Pedroches.

Con la montanera comienza la última fase de cría de nuestros cerdos ibéricos en la dehesa, donde pastarán y se alimentarán de bellota y hierba hasta su engorde.

Bellota finca de Córdoba - Montanera 2017/2018

Bellota en pleno Valle de los Pedroches - Montanera Monte Nevado 2017/2018

La climatología condicionará a la montanera tanto a nivel cuantitativo como cualitativo. Por lo que la abundancia, calidad de bellota y de hierba dependerán de la climatología que tengamos antes de su inicio y durante el periodo que abarca.

Esta zona que visitamos en Córdoba está compuesta por un 70% de encina y un 30% de quejigo. En estos momentos la bellota del quejigo se encuentra madura y le va aportando a los cerdos su apreciada alimentación. Las encinas, en cambio, permanecen en estados de maduración menos adelantados, encontrándose sus bellotas todavía de color verde, pero con un tamaño propio de la madurez. Este territorio, al ser muy llano y de suelo profundo, tiene un pequeño manto verde de hierba a pesar de las escasas precipitaciones.  

Bellota finca Córdoba - Montanera 2017/2018

Bellota madurando en finca de Córdoba - Montanera Monte Nevado 2017/2018

Posteriormente nos adentramos hacia algunas zonas camino de Andújar. En este lugar predomina la encina casi en su totalidad. Comprobamos que la bellota empieza a desprenderse del árbol. En este tipo de suelo está costando un poco más la nacencia de la hierba, concentrándose por ahora solo en zonas bajas y más frescas.

No obstante, en todas las fincas se observa abundancia de bellota, incluso más que en la montanera del año pasado. Sobre todo en la encina y el quejigo, donde el diferencial sobre la cosecha del año pasado es muy alta, en torno a un 30% más. En cambio, el alcornoque evoluciona de manera más irregular, teniendo una cosecha algo inferior a la montanera pasada.

Se aprecia que la bellota está algo atrasada debido a las temperaturas, que son más altas de lo normal, y sin embargo, el fruto necesita frío para una correcta maduración. Por lo que es indispensable que en las próximas semanas llegue la lluvia y se instale el otoño para tener una dehesa espléndida.

Comentarios

Deje su comentario

Arriba